La historia del blackjack a día de hoy sigue siendo motivo de debate, ya si bien muchos afirman que su origen podría ser un juego francés llamado «veintiuno», que gozó de gran popularidad en los casinos franceses durante muchos años, otros aseguran que en realidad es una modificación de un juego italiano del siglo XIII denominado «treinta y uno».

Si bien a día de hoy tenemos en el móvil, el PC o la Tablet una amplia y variada selección de juegos de blackjack, para comprender la evolución de este juego debemos tomar en cuenta que, en las épocas en las que se inventaron la gente tenía muy pocas opciones de entretenimiento, por lo que los naipes se popularizaron con rapidez.

Treinta y uno

Si bien el objetivo era conseguir que las cartas sumasen 31 puntos y se jugaba con tres naipes, este juego tiene muchas similitudes con el blackjack y se cree que su práctica comenzó muchos años antes de que, en 1440 un sacerdote llamado Bernardo de Siena lo nombrase, junto a los dados y otros juegos de cartas en uno de sus sermones invitando a sus fieles a no caer en la tentación de las apuestas y el azar.

Entre 1532 y 1542 el treinta y uno es mencionado por François Rabelais en una de las cinco novelas en las que narra la vida y las aventuras de Gargantúa y de su vástago Pantagruel, refiriéndose a él como uno de los 100 juegos a los que se aficionó el gigante Gargantúa.

Veintiuno

La élite francesa de la época prerrevolucionaria llegó a adorar este juego y se cuenta que era uno de los preferidos de Madame du Barry, la célebre y postrera amante de Luis XV. Napoleón prohibió terminantemente los juegos de naipes entre sus tropas, porque sostenía que eran una distracción para los soldados, pero en el exilio ocupaba su tiempo con el veintiuno.

El objetivo del veintiuno era el mismo que en el blackjack: obtener una mano de 21 puntos, aunque en el primero solo el crupier tiene la opción de doblar. En 1613 Miguel de Cervantes habla de una técnica de trampa que se aplicaba al veintiuno, en su novela corta Rinconete y Cortadillo, donde explica las bases del juego y hasta nombra la posibilidad de que el As valga 1 u 11 puntos.

Blackjack

Posiblemente el treinta y uno cruzó las fronteras y se convirtió en el veintiuno en Francia, para luego viajar a los EEUU, donde los colonos franceses lo pusieron de moda a principio del siglo XIX, cuando se asentaron en Nueva Orleans, uno de los pocos sitios del país donde el juego era legal.

Con la fiebre del oro se multiplicaron los casinos y estos, necesitados de nuevas ofertas de juegos, inventaron una apuesta llamada «black jack», que consistía en sumar 21 pero con un Jack negro, es decir con una J de tréboles o de picas, variación que acabó dándole nombre al juego actual.

Artículo anteriorDesafíos de la semana 12 de la temporada 7 de Fortnite
Artículo siguienteTodos los detalles publicados para los playoffs de la Overwatch League 2021

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here