En momentos bruscos de instrucción paternal, Kratos repite la frase «sé mejor» a su hijo, Atreus. Esto sucede en diferentes contextos, pero la lección sigue siendo consistente: sus decisiones no están sujetas a precedentes, y las elecciones de otros no son ejemplos a seguir, solo establecen estándares que puede esforzarse por superar. Al desarrollar el último God of War, el estudio de Santa Mónica de Sony aparentemente tomó este mensaje muy en serio. Si bien los juegos anteriores de esta serie establecieron una fórmula exitosa de acción elegante y escenarios épicos, el equipo aprovechó esta oportunidad para ser mejor; Con cambios sorprendentes en todos los frentes, God of War forja una nueva identidad y supera incluso a sus predecesores más aclamados.

Como fanático de la serie desde hace mucho tiempo, esta entrada me cautivó por razones completamente diferentes. La narrativa es una de ellas, a pesar de su simple premisa: Kratos y Atreus necesitan llegar a la cima de la montaña más alta del dominio nórdico. Se encuentran con desvíos y sorpresas en el camino, pero los ritmos precisos de la historia son menos importantes que la forma en que se transmiten. God of War presenta de manera brillante un viaje desolado en un mundo hermoso, todo a través de la lente de la relación entre un padre distante y su ansioso hijo.

Las interacciones de Kratos y Atreus van desde adversarias hasta compasivas, y estos intercambios tienen un amplio espacio para respirar y atraer a los jugadores. Atreus se pregunta qué le diría a su difunta madre si tuviera la oportunidad, un ejercicio que Kratos considera inútil. Cuando Kratos parafrasea sin arte la fábula de la tortuga y la liebre, Atreus se burla de su falta de habilidad para contar historias. Estos momentos tranquilos son interesantes, cerrando lenta y creíblemente la distancia entre dos personajes, un enfoque que contrasta marcadamente con los juegos anteriores. En respuestas concisas y largos silencios, Kratos transmite más que nunca maldiciendo al Olimpo a todo pulmón.

Eso no quiere decir que God of War haya sacrificado su capacidad para ofrecer un espectáculo increíble. Un encuentro temprano (contra un enemigo misterioso llamado Stranger) pone el listón absurdamente alto, y una secuencia catártica más adelante se destaca como mi momento favorito de la serie hasta la fecha. Entre esos puntos y más allá, la aventura está marcada por un flujo constante de enormes bestias, arquitectura antigua e intensas peleas contra jefes. Los entornos y los personajes se ven fantásticos, y un nuevo ángulo de cámara cinematográfico te acerca a la acción y nunca la corta, una decisión que resulta inmensamente gratificante durante los grandes momentos al brindarte una vista íntima. A pesar de este enfoque de presentación más sólido, el alcance y la ambición de la acción son sorprendentes tanto en las escenas como en el combate.

Puede que el mundo griego haya desaparecido, pero Kratos sigue siendo un dios de la guerra, y su habilidad en el campo de batalla es apropiadamente divina. Lanza ataques mágicos y realiza ejecuciones brutales en sus intentos de derrotar a una astuta variedad de enemigos de la mitología nórdica. El hacha infundida con hielo Leviatán es una desviación drástica de las icónicas Espadas del Caos que alguna vez empuñó Kratos, pero es una herramienta de destrucción bien equilibrada y entretenida. Me gusta cómo enfatiza un estilo de combate más calculado; en lugar de encuentros reducidos y combinados, Leviathan te convierte en un táctico. No puedes atravesar grandes franjas de enemigos con él, por lo que debes considerar cómo manejar a tus enemigos. Puedes congelar uno desde lejos lanzando tu hacha, luego usa tus puños para aturdir y agarrar otro, luego llama a Leviatán para una explosión de hielo en el área de efecto. Este tipo de estrategia le da a muchas peleas, especialmente a los jefes uno contra uno, una calidad similar a la de un duelo atractivo. Además, el «thunk» de Leviatán volando mágicamente de regreso a la mano de Kratos siempre es satisfactorio.

Durante las primeras horas, tuve dudas sobre el énfasis del hacha y el escudo. En esos segmentos iniciales, los tumultos llenos de gente son difíciles de navegar debido a los ataques fuera de la pantalla, lo que me animó a mantener la distancia, al menos hasta que me sintiera más cómodo con mecánicas clave como parar. Después de eso, me di cuenta rápidamente; El desarrollo gradual del sistema de combate en God of War es una gozada. Aunque puede parecer restrictivo al principio, en poco tiempo estarás alternando rápidamente entre todas las herramientas y habilidades a tu disposición, incluidos tus puños, Spartan Rage, Leviathan y más. Los ataques rúnicos regulados por tiempo de reutilización brindan una variedad diversa y única de movimientos especiales, como un rayo congelador o una explosión deslumbrante, y me divertí experimentando con ellos y viendo cuáles quería incluir en mi rotación habitual.

Gastas experiencia para desbloquear técnicas nuevas y geniales, y no son solo mejoras de daño o alcance; varios tienen un impacto significativo en sus opciones, como Kratos asumiendo una postura secundaria desde la cual son posibles ataques adicionales. También me apoyé en Atreus para que me ayudara, ya que sus flechas son cruciales para incapacitar a muchas criaturas. Algunos de estos conceptos se introducen con demasiada lentitud, pero por otro lado, disfruté cómo las batallas de God of War evitan el estancamiento a través de una evolución constante.

Detrás de todos tus esfuerzos de combate hay un sistema de equipo sorprendentemente complicado que te brinda una vía para personalizar tu arsenal, pero también te ofrece metas ambiciosas. Muchas de tus hazañas proporcionan materiales y equipos como recompensas y, como en un juego de rol, verás que los números junto a tus estadísticas aumentan a medida que construyes y equipas nuevos elementos. También ves materiales que no tienes para piezas de equipo que deseas fabricar, lo que aumenta la emoción cuando ese elemento finalmente cae después de terminar una misión secundaria o vencer a un enemigo difícil. Esta capa de actualización puede ser menos emocionante que aprender nuevos movimientos para cortar monstruos, pero aún proporciona un poderoso incentivo para explorar.

Si bien no es estrictamente un mundo abierto, el juego tiene un gran lago con varias costas e islas disponibles para la exploración gratuita. Me encantaba visitar sistemáticamente nuevas ubicaciones y adquirir materiales de artesanía, encantamientos y otras recompensas. Estas excursiones son en gran parte opcionales, pero son la mejor manera de asegurarse de tener todo lo que necesita para el mantenimiento del equipo. Como beneficio adicional, estas diversiones desarrollan el mundo con algunos NPC interesantes, además de ofrecer algunos escenarios divertidos (pero no demasiado desafiantes) tipo rompecabezas. Pueden brindar un buen descanso de la historia principal, pero siempre están disponibles, por lo que no necesita invertir en ellos a expensas del ritmo narrativo.

El impulso de God of War rara vez falla, y cuando lo hace, el inconveniente es breve. Por ejemplo, tiene la libertad de explorar, pero el mapa no es especialmente útil para rastrear su posición en relación con las cosas que le interesan, y el sistema de viaje rápido es extrañamente engorroso y se abre demasiado tarde. Esto es más frustrante si planeas ser minucioso con los coleccionables y los objetivos posteriores al juego (esta vez no hay un juego nuevo), pero eso no disminuyó mi entusiasmo por escalar acantilados y adentrarme en las ruinas mucho después de las 30 horas que pasé terminando el historia principal.

Hace años, Kratos mató a las deidades del Monte Olimpo en un alboroto sangriento. Ahora, en el reino nórdico, se ha convertido en un tipo diferente de dios. Es más tranquilo y deliberado, afectado por su historia pero no limitado por ella. La reinvención de Kratos sirve como gancho narrativo, pero también es paralela a la evolución de la serie en su conjunto; donde God of War una vez se basó en la grandilocuencia y la sed de sangre, ahora deja espacio para la estrategia y los matices. Todavía tiene una acción excelente y muchos momentos asombrosos, pero los respalda con un nuevo nivel de profundidad y madurez. God of War aprende de su pasado mientras despeja un camino emocionante para el futuro y emerge como uno de los mejores juegos de esta generación.

Artículo anteriorSwitch ha superado los 6 millones de consolas vendidas en Francia
Artículo siguienteLa creación de Vitality, el próximo superequipo de la LEC
Me apasiona la fotografía y la tecnología que nos permite hacer todo lo que siempre soñamos. Soñador y luchador. Actualmente residiendo en Madrid.